Páginas

sábado, 15 de noviembre de 2014

Entre flores marchitas.

Ocurre que cierras los ojos y entonces todo se pierde. Ocurre que cierras los ojos y entonces te desvaneces...
Pero también ocurre que al abrirlos la luz es blanca y los sueños se rompen con el doble filo de la realidad. Yohenne era así, una cuchilla oxidada, un juguete viejo, un trapo antiguo del que cuesta desprenderse. Era todo, pero también era nada. Era un mundo, era mi mundo, y mi mundo se desvanecía entre sueños rotos.
El día que Yohenne se fue, el silencio ganó importancia y el ruido pasó a ser sordo.
Recuerdo bien que el cielo se tiñó y los colores murieron en el fondo de una boca oscura, en el fondo del miedo. 

De ese día también recuerdo su sonrisa, una sonrisa rota pintada de color carmín. Lo recuerdo, y cómo no recordarlo si el mundo se detuvo en aquella sonrisa olvidada. En aquella sonrisa rota, en aquellos sueños perdidos que quedaron a medio camino.
Aquel día... aquel día todo se detuvo.
  -Creo que se ha acabado -dijo ella con esa voz de terciopelo que acariciaba espectros.
  -¿Crees que se ha acabado? -pregunté indecisa.
  -La vida... -sus ojos me miraron y el tiempo se detuvo en un segundo infinito.
En aquel momento las palabras adquirieron sentido, pero el sentido se perdió entre sus pestañas infinitas, entre sus besos ausentes, entre la felicidad marchita. En aquel momento Yohenne desapareció, el mundo se quedó vacío aunque su cuerpo seguía conmigo. Delante. Cerca. Casi acariciándome. 
Temí, temí su valentía, temí su coraje, las ganas de desaparecer. La temí a ella porque no era la misma, porque estaba hermosa, pero la muerte también es hermosa y no precede nada bueno. Así era Yohenne, dulce, buena, bondadosa y con el infierno escondido entre su mirada. Dulce pero temible, así era ella y así lo dejó firmado en el tiempo. 
Recuerdo su última sonrisa, ella me miraba a mi, pero no era a mí a quien observaba y eso dolió porque aunque su adiós era una despedida, también era un reencuentro y no conmigo.
Ella se fue entre niebla y al sonreír desapareció el tiempo. Mi mundo se paralizó en un instante, en un gesto, en un intento de seguir que fracasó en su muerte.
Su muerte ganó a la vida y Yohenne perdió la batalla. A su lado, entre las sábanas teñidas de miedo, la muerte se abría paso y ganaba la batalla.


"La muerte es más fácil" -fue su despedida.


14 comentarios:

  1. Me ha llamado mucho la atención la historia, bastante triste la verdad, y con un final muy amargo, o agridulce, no sé.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  2. Holaa^^
    Hacía mucho que no me pasaba por aquí U.U
    Me ha gustado mucho el texto, es muy bonito:")
    Un besazo<3

    ResponderEliminar
  3. Un relato melancólico, intenso, original...
    Me ha gustado, sin duda, cómo acaba, "la muerte es más fácil"
    Has mantenido mi atención hasta el final, y me ha cautivado...
    Un abrazo,

    Martina.

    ResponderEliminar
  4. Cuanto echaba de menos este rincón de la blogosfera, me alegro de que hayas vuelto con fuerza e inspiración.
    El dolor de la perdida es extraño, atraviesa el corazón y lo rompe, pero después cuando creemos que no volveremos a sentir nada, de pronto vuelve a latir. La vida sigue después de la muerte.
    Un enorme beso
    Lena

    ResponderEliminar
  5. Triste, intenso, lleno de emociones... Gracias por dejarnos regalos tan bonitos como éste!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Cada vez q encuentro un blog que no es de reseñas de libros me pongo contento.
    Despues leo y me pongo triste automaticamente!
    Te desafío a escribir algo mas alegre para la proxima!

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola "undestinocontigo". Soy Alexa, una de las colaboradoras de "Melodias por escrito" y la que ha reseñado After. Te escribo para darte las gracias por el comentario (y te he contestado también en la página de www.melodiasporescrito.com) pero te lo quería dejar aquí también por si no lo veías. Quería avisarte de que la serie de After ya está publicada, (el tercero no sé si lo han publicado ya y si no le queda muy poco). Es una trilogía que tiene su primer y segundo libro en el mercado. Como dijiste que no te gustaba esperar quería avisarte de que sí tienes a tu mano toda la trilogía. Culpa mía de no especificarlo en la entrada.

    PD: No, no me pagan por perseguirte y hacer que leas After, ni siquiera por reseñarlo. ;)

    Un beso,

    Alexa

    ResponderEliminar
  8. Sin palabras me has dejado, realmente me has tenido enganchada en tan corto fragmento. Con la frase que me quedo es con "Era todo, pero también era nada", que de hecho la publiqué en mi twitter! Es una manera muy bella de escribir algo tan triste, y a la vez pensar... Pensar como ella pudo pensar que la muerte era lo más fácil!

    - sonríe eternamente -

    ResponderEliminar
  9. Amo tu forma de escribir, siempre te leo pero nunca te escribi no se porque...

    ResponderEliminar
  10. Demasiado tiempo si pasar por aca, sin descubrir la maravillosa magia que emerge de tus textos.
    Obviamente, esta no ha sido la excepción.Me encanto la manera en la que relatas el fin de una etapa, pero más aún cómo el tiempo se detiene en una pérdida.
    Es maravilloso.

    ResponderEliminar
  11. Un relato muy intenso. Me gusta tu estilo, me quedo por aquí para leer más :).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. La muerta es más fácil, pero no mejor.
    Me gusta tu estilo.

    ResponderEliminar
  13. Vaya, que mlancolico. Me gusta como escribes. Tienes un toque de tristeza en cada palabra.
    Te sigo desde ya;)
    Besos<3
    Desde: http://dimisitmonstraespd.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Vuestros comentarios son una motivación más para que este mundo que tanto me gusta no termine nunca ni se escape de mis manos.
Miles de gracias soñadores ♥