Páginas

jueves, 31 de octubre de 2013

Incitando a no dormir


Relámpagos. Truenos que se pierden en alguna parte del mundo. Tormenta que no apacigua. Nubes oscuras que se comen el cielo y luna que no aparece, que se asusta y se esconde entre la oscuridad del bosque que envuelve la casa.

Tal vez esto sea un sueño, tal vez sea la nada. Tal vez nadie sea nada.

Él entró por mi ventana con la sonrisa metálica de un loco y los ojos oscuros de quien no vive. Me escondí entre las sábanas pensando que tal vez él, dueño de esos ojos huecos, no me encontraría. Me equivoqué. Aquello era un juego que yo había perdido des del principio. Un juego con olor a fuego.
Aquella noche mi habitación era oscura. Mis padres dormían dos habitaciones más allá y contra las ventanas rugía un viento que no se cansaba de llorar. La tormenta parecía no tener fin.
No se escuchaba ruido a parte de la tormenta, cuando la ventana se abrió y el viento lo atrajo hasta mí. Lo miré por debajo de la sábana y encontré aquel rostro desfigurado que me miraba con la cara ladeada. Su rostro surrealista me miraba con una sonrisa de cristal. Sus ojos vacíos me observaban como si vieran más allá de mí y con una un susurro chirriante se acercó a mí.
  -¿Quieres jugar? -preguntó mientras una risa macabra salía de sus pulmones.
Negué con la cabeza. 
  -¿Quieres jugar? -su lengua, la cual parecía ser una flecha carraspeó un crujido con el que me arrancó un grito de la garganta-. Vamos pequeña -las palabras se alargaron eternamente y yo intenté huir del castillo que era mi cama mientras las manos ásperas me cogían por los tobillos.
  -¡Suéltame! -grité mientras intentaba huir de aquellas manos de estropajo.
  -Vamos a jugar -un crujido metálico sonó y mi piel se desgarró. Intenté no mirar hacia atrás, pero me mató la curiosidad y cuando lo miré, una cara pálida, sin rostro me observaba mientras reía y clavaba la punta de un cuchillo oxidado en mi pierna-. Quiero jugar pequeña -susurró mientras una risa rasgaba su garganta.
  -¡No quiero! -grité mientras las lágrimas anegaban mis ojos-. ¡Mamá! ¡Papá! -sollocé mientras el cuchillo se adentraba en la piel y me arrancaba uno a uno los sollozos.
  -¡Vamos a jugar! -Volvió a repetir aquel rostro que se había consumido en llamas.
Aquella mano arrugada, robusta y fría encarceló mi tobillo y para cuando quise darme cuenta, su mano me atraía hasta él. Un olor a gasolina mezclado con el hedor de la muerte me invadía. El miedo me paralizó y me quedé quieta. Simulé ser una estatua. 
Él me observó desde lejos y con su mano temblorosa posó una pequeña cerrilla entre mis dedos.
  -Quiero jugar... -su sonrisa desapareció al mismo tiempo que él se volvía invisible en la oscuridad.
El frío se ocupó de llenar la habitación y el revoloteo de mi agitado corazón amenazaba con desplomarse sobre el suelo de la habitación.

...

Me levanté al día siguiente bañada en sudor. El calor había inundado la casa y todo lo pasado la noche anterior parecía un absurda pesadilla. 
  -¿Mamá? -dije mientras bajaba las escaleras y me dirigía hacía la cocina-. ¿Mamá? -volví a preguntar tras no obtener respuesta.
Mis pasos se dirigieron a la cocina y entonces el mundo se volvió oscuro.
  -Buenos días niña -dijo una voz afilada cortante como el cristal.
Delante de mí estaba la misma cara sin rostro. Una sonrisa plateada se dibujaba mientras me miraba.
  -¿Quieres jugar? -mis ojos observaron como la cerilla se encendía y como después todo desparecía.

...

  -¡Buenos días princesa! -dijo mi reflejo mirándome des del otro lado del cristal. Una cara que no parecía la mía me observaba sin rostro. La cara de quien me miraba había desaparecido entre pliegues de piel que olían a gasolina. Una sonrisa de plata me miraba con cierta ironía.
   -¡Vamos a jugar! -dijo mi reflejo mientras mi cuerpo se obligaba a bañarme en gasolina-. ¿Quieres jugar? -al otro lado del espejo seguían observándome-. ¡Yo quiero! -un escalofrío recorrió mi cuerpo-. Vamos a quemar cosas bonitas -una llama se encendió y mi vestido echó a arder entre gritos desesperados.
Los gritos se hicieron eternos mientras el fuego ganaba vida.

...

Una niña quería jugar. 
No sabía que el fuego quemaba. 
Una niña insistió en jugar.
No sabía que el fuego quemaba.
Una niña que no soñaba.
Pero sabía que el fuego quemaba.


Porque el fuego traspasa las noches de tormenta.
¿Vamos a jugar?

32 comentarios:

  1. que bien escribes, jesus, ahora el fuego me da miedo._.

    Besos, Missy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre le tuve mucho respeto al fuego, porque suele quemar con muy poco. Besos.

      Eliminar
  2. Ahora no duermo... Me ha encantado el mini relato. Escribes genial chica.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, aunque no tanto como que no vayas a dormir por mi culpa...
      Mil besos.

      Eliminar
  3. Ostras que bueno, es de los que sonaban por la noche cuando yo era niña y hacían que me durmiera encogida!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm no sé si entendí bien lo que has dicho... creo que no, pero por si acaso. El relato lo he escrito yo :$
      De todas formas me alegra que te haya gustado.
      Mil besos.

      Eliminar
  4. Es buenisimo...Voy a tener pesadillas con fuego y sonrisas afiladas esta noche. Te has supera a ti misma, es espectacular 10/10.
    Feliz Halloween guapisima
    Lena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. La verdad es que bueno estos relatos no es de lo mejor que se me da. Pero hay que intentarlo todo ¿No?
      Un beso enorme.
      Feliz Halloween.

      Eliminar
  5. INCREIBLE!!
    cada dia me sorprendes más!!!
    Admiro cómo escribes, es impresionante, en serio!!


    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado y más que que me lo digas por realmente sois vosotros los que me inspiráis a seguir.
      Besos.

      Eliminar
  6. ¡uy! me encantó, un poco oscuro, un poco misterioso.
    pero me gustó muchísimo, escribes precioso.
    ojalá puedas pasar por mi blog pronto, un beso <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias! Ya lo he dicho pero bueno lo repito, no se me dan muy bien estos tipos de relatos, pero quería intentarlo más que nada por las fechas en las que estamos.
      Besos.
      Me ha encantado tenerte por aquí.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.
      Me hace muy muy feliz tenerte por mi mundo.
      Besos.

      Eliminar
  8. Muy bien! Me ha gustado aunque no he conseguido relacionar el final de la historia con el resto pero está bien :D
    Seguiré leyendo más!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Básicamente es como si tuviera un alterego pirómano. De ahí el hombre que entra a su habitación quemado, la cerilla y etc.
      Me preocupaba que no se entendiera u.u
      Al menos me alegra que te haya gustado.
      Besos.

      Eliminar
  9. Hola guapa! llevo mucho sin pasar por aqui y lo siento :( hemos estado ocupados! Pero he vuelto a contarte que ya hemos subido nuevo capítulo de nuestra historia por si te quieres pasar :)

    Por cierto, un texto buenisimo, de echo siempre me han encantado las tormentas pero con este relato he de admitir que he tenido escalofríos, igualmente muy bueno, ya que has expresado creo cosas muy dificiles de expresar, como es el miedo.
    Bueno ya me voy! un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada, cada cual tiene el tiempo que puede. Yo por ejemplo ahora ando muy tranquila porque tengo pocas clases, pero veamos cuando el estrés corra en forma de exámenes.
      Es un placer tener por aquí, ahora mismo paso por vuestro blog.
      Besos.

      Eliminar
  10. Hola:
    Me gustó mucho, sobre todo los versos finales. Gracias a ti, ahora voy a ver los días de tormenta y nubes grises encendidas de lluvia de otro modo. Jaja, en serio, me alegro mucho de que te vayas superando a ti misma poco a poco y de que cada vez que pase por este rinconcito tú sigas siendo capaz de soprenderme con tus palabras. Siempre.

    Un beso,
    Windflower.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te dejes intimidar, las tormentas son momentos muy bonitos y más por las noches.
      Me alegra haberte tenido por aquí una vez más porque tus palabras siempre me ániman muchísimo. Bueno creo que ya lo sabes :D
      Besos.

      Eliminar
  11. Le temo a las tormentas y tu le has dado otro significado. Me ha gustado realemente eres excelente escribiendo
    Saludos ñ.ñ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, la verdad es que me costó bastante buscarle un sentido a la historia, al menos darle uno para que lo entendierais.
      Besos.

      Eliminar
  12. Pues es la primera vez que me paso por aquí y la verdad es que el texto es muy bonito. Te pasaste por mi blog y yo no iba a ser menos, haber que me deparaba seguirte. Y mira, he encontrado un bonito relato.
    Se te quiere y esas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno no lo veo demasiado bonito... Pero me alegra que te hayas pasado por aquí así que bueno me alegra tenerte por mi rincón.
      Besos.

      Eliminar
  13. Impresionante escrito! me gustó mucho el verso final.

    ;o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo que te haya gustado.
      En cuanto a los versos he de decir que me costó muchísimo saber qué poner ahí...
      Besos.

      Eliminar
  14. Hola!!!
    Acabo de terminar aquí por casualidad y vaya! Me ha encantado esta historia. Siempre me ha atraído la palabra incendio (la palabra como metáfora, no pienses que soy una pirómana jajaja). Me ha gustado mucho cómo has hilado todo y por esa desesperación ardiente de la que hablas. Aunque he de reconocer que se me ha encogido un poquito el corazón cone se final tan... apoteósico? :)
    Me quedo por aquí. Me has conquistado.
    Besitos.

    Miss Carrousel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo que te haya gustado, al principio pensé que iba a ser una historia un poco caótica que no todo el mundo iba a entender... Peros si te gusta, entonces creo que lo he hecho mejor de lo que pensé.
      besos.

      Eliminar
  15. (Supongo que a todos nos gusta jugar con fuego. Nos gustan las emociones fuertes)

    ResponderEliminar
  16. Buenísimo! Me has hecho sentir angustia y miedo... mucho miedo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas sensaciones eran las que quería transmitir exactamente.
      Besos.

      Eliminar

Vuestros comentarios son una motivación más para que este mundo que tanto me gusta no termine nunca ni se escape de mis manos.
Miles de gracias soñadores ♥